El camino

16.09.2018

Demian decía: "La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero".

Caminando por el sendero piedra por piedra, letra por letra.

Comencé este viaje cuando era demasiado niño como para entender qué estaba haciendo. Sin duda algo estaba haciendo... andar poco a poco un camino hacia la búsqueda de algo más. Si echáramos la mirada atrás veríamos como un copioso número de filósofos ya han reflexionado sobre lo que voy a dilucidar hoy aquí. 

Sin duda hay un momento. Ese momento en el que te planteas quien quieres ser, como te quieres comportar y como quieres que te reconozca tu entorno. Supongo que ese momento llega antes o después... para algunos quizás más tarde de lo que debiera. 

Cambia el cristal con el que miras a la vida y la vida cambiará

Todos nos hemos sentido alguna vez perdidos, sin saber hacia dónde va nuestra vida y sin entender qué hace que perdamos las riendas de la misma. Todo es parte de un método natural y selectivo, es decir, la necesidad de refrescar objetivos. A veces incluso las metas cambian y los intereses también. No se puede vivir con los mismos intereses y los mismos propósitos toda una vida. En mi opinión no somos planos, evolucionamos y cambiamos. Es decir, mejoramos. 

Recuerdo estar frustrado conmigo mismo. Siempre he sido una persona muy auto exigente con mis propósitos y mis objetivos. ¿Es malo ser auto exigente? No. No lo es, siempre y cuando eso no comporte ansiedad y frustración. Al final todo depende del punto de vista que tengas de la vida. A algunos la vida les ha dado más de lo que ellos devuelven a ésta, otros en cambio reciben mucho menos de lo que se merecen.... No creo que la vida sea injusta, pero seamos sinceros la vida es selectiva. En gran medida depende de nosotros echarnos la mochila a la espalda y continuar el camino o dejarnos por el camino todo lo que hemos ido recorriendo hasta el momento. Hay que seguir siempre, cueste lo que cueste. 

Si dijera que llevo años con el camino escogido mentiría como un bellaco. No obstante creo que este camino me esperaba; porque sé que elegí montaña en lugar de playa, porque sé que decidí respirar y avanzar en lugar de quedarme sentado y ahogarme. Escribir es el camino, las letras son las piedras. De hecho esta misma publicación es recorrer el camino, pues el camino es ayer, hoy y mañana. 

¡A seguir caminando! 

Puedes seguir mi progreso en RRSS