Una experiencia estética

14.10.2018

La experiencia estética es una manifestación, un registro y una celebración de la vida de una civilización, un medio de promover su desarrollo, y también el juicio último sobre la cualidad de una civilización. - John Dewey

Me gustaría que me acompañarais en un experimento, una experiencia estética. Quizás ya sabes de qué se trata o quizás por lo contrario no sabes nada acerca de ésto. Bien, la experiencia estética es aquella sensación que nos produce una contemplación de la realidad. También es parte de la filosofía que se encarga de explicar el apartado artístico. 


Para esta experiencia he elegido una pieza de música clásica: Nocturne Op·9 No·2. de Fryderyk Chopin. (Podéis darle click al enlace para leer el artículo y participar en la experiencia)

Atención al paso de la melodía, la sensación. Escuchad la definición de la nostalgia de una manera propia. No convierte el sentimiento en algo meramente desagradable, al contrario se explaya y nos cuenta más. Volved a centraros en la melodía, como fluye lentamente. Despacio, sin prisas. La experiencia trata de discernir cada momento de la pieza y atribuirle una sensación. 

¿Qué sentimientos te merece la pieza? ¿Es Bella? ¿Te emociona? ¿No te emociona? ¿Nostalgia? ¿Tristeza? ¿Angustia? ¿Tranquilidad? Es un tema difícil de razonar, cada uno en cada momento entenderá y sentirá diferente. La belleza como cuestión subjetiva y relativa depende de cada uno, sin embargo en mi opinión la melodía es impresionante. La sensación que transmite es especial, en cualquier caso depende de vosotros identificaros o no con la misma. 

La composición de Chopin nos sugiere eso sí en términos más exactos una reflexión sobre el pasado y la nostalgia de aquello que se fue. Lo que me recuerda un proverbio ruso: "Añorar el pasado es intentar correr tras el viento".


En este punto debes estar prácticamente en el ecuador de la pieza. Deja de leer para seguir intuyendo lo que te transmite la melodía. 


Si has llegado hasta aquí siguiendo conmigo la pieza, gracias. Ahora llega el momento de culminar tus sensaciones y qué mejor ejercicio para ello que escribir una palabra. Una palabra. Sí. La que sea cual sea, de la forma que sea, en el idioma que sea. Las palabras al igual que las imágenes suelen estar conectadas con nuestro estado emocional. Esa palabra define en este momento tu sensación. Ha de ser la primera que te ha llegado a la mente. Tómate un momento para reflexionar porqué has escrito esa palabra. 

Si el término que has utilizado era un verbo puede significar que la melodía te ha suscitado emoción y acción, es decir necesidad de actuar. Por lo contrario si el vocablo utilizado es un adjetivo puede ser que te sientas triste. Y en el caso de que hayas escrito un nombre, te encuentras tranquilo y relajado, incluso concentrado. 

Ahora es el momento de respirar, mirar a nuestro alrededor, pensar, razonar, comprender. Saca tus propias conclusiones de la experiencia. 

Tanto si has llegado hasta aquí realizando el experimento como si no, ¡Gracias!


"Y así vamos adelante, botes contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado".- Francis Scott Fitzgerald

¡Gracias por leerme! Puedes seguirme en mis RRSS.